El conflicto iraquí-iraní

Durante 1980-1988 acontece el conflicto entre Irán e Iraq, extendiendo sus efectos hasta la guerra del Golfo Pérsico (1990-1991), pero no solo se limita a conflictos armados independientes de toda relación internacional sino que tuvo consecuencias para: las relaciones futuras entre ambos países, la consiguiente invasión de Kuwait por Iraq, y hasta injerencias por parte de terceros países (Estados Unidos, Rusia y Europa) en Oriente Medio en busca de su propio beneficio en torno al petróleo (el precio de compra del mismo).

Antes de desarrollar directamente el enfrentamiento entre estos actores situados en el Golfo Pérsico, el lector debe tener en cuenta que siempre ha existido una relación entre ambos, bien marcado con períodos de paz y/o guerra.

Mapa: Ahmadzada Rufat, 2019, Iran/Iraq Map

En estos períodos de paz encontramos como ejemplos notorios el Pacto de Bagdad en 1937 y el Pacto de Saadabad en 1955. El principal objetivo de estos pactos era: establecer un acuerdo entre ambos países sobre la zona fronteriza que versaba en torno al río Chatt el Arab y la titularidad de ésta.

Imagen sacada de Pinterest. Autor: Beorn Waitman, Iran/Iraq war, Map

Antes de la revolución iraquí de 1958 ambos países eran muy cercanos tanto en su forma monárquica como en su apoyo a las políticas pro occidentales. Sin embargo, Saddam Hussein invadió Irán con las siguientes argumentaciones: los tratados/pactos existentes entre ambos países eran claramente más favorables para su vecino y la instauración de la República Islámica por Jomeini tras el derrocamiento del Sha Rezha Paulevi era un claro desafío para Iraq dada su mayoría Suní* frente a los Chiitas iraníes y por la facción Chiita dentro del propio Iraq.

Finalmente, tomaron parte terceros actores; el interés internacional tras 8 años de conflicto hacía necesaria la intervención de la ONU dejando un “claro” vencedor: Irán. Esto suponía para Iraq no solo perder la guerra, sino un endeudamiento de tal magnitud que llevará a la invasión de Kuwait para acceder a la zona petrolera y así poder recuperar parte de su economía.

Aclaración sobre:

  • Sunitas: La mayoría musulmana se corresponde a los Sunitas. Esta rama del Islam se rige por seguir la Sunna. La Sunna se compone de una serie de documentos/libros que guardan lo que el Profeta dijo en vida y que son la consecuencia de lo que Allah le comunicaba a Mahoma. La sección Sunita adora directamente a Allah y asigna como heredero, tras la muerte de Mahoma, a un miembro de la tribu Quraish; tribu de la que procedía el Profeta.
  • Chiitas: Este sector tomaba como sucesor de Mahoma a Alí, primo y yerno del Profeta. Por lo tanto, el derecho a heredar proviene de la familia. Los Chiitas esperan la llegada del Imán, considerado el próximo Profeta, que deberá aplicar la palabra de Dios. La Revolución Islámica en Irán supuso el comienzo de un régimen Chiita.



Categorías:Internacional

Etiquetas:

2 respuestas

  1. Y la entrada estos conflictos de potencias extranjeras se deberá seguramente a las ganas de coger parte del pastel del petróleo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: